Perfectamente imperfecta.

jueves, 7 de julio de 2011

Todo acaba en una sencilla conclusión.

'>




La belleza de escuchar una bonita canción. La belleza de estar con tu familia, riendo, cantando, hasta la madrugada. La belleza de tirarte en la playa, cuando oscurece, respirar ese olor a mar, escuchar las olas explotar. La belleza de estar en las montañas y poder estar en tal relajación. La belleza del sonido y la vista de una cascada. La belleza de querer parar el reloj, en el placer del primer beso, el segundo, el tercero... El último, o la espera del siguiente. La belleza de llegar a casa, ver a tu abuela, a tu abuelo, y ver que a pesar de cada pena que hayan podido vivir, están sonriendo, dejando ver sus arrugas. La belleza, de escuchar música tranquila antes de dormir. La belleza de los susurros de la persona que te gusta en tu oído. La belleza de escuchar lo que te dice una persona que siente lo mismo que tú, con los mismos colores. La belleza de una ducha fresquita o muy caliente, después de hacer ejercicio. La belleza de notar estar en la cima más alta después de escuchar un te quiero. La belleza de sentir cerca a una persona que está a miles de kilométros de ti. La belleza de ir andando por la calle y notar una mano agarrada a la tuya. La belleza de reír todo el día, toda la noche, junto a tus amigas y amigos. La belleza de que te demuestren que te quieren. La belleza de la reconciliación después de una pelea. La belleza de querer a alguien y sentir que duele. La belleza de sentir, que con lo que tienes, eres feliz, que son la razón de que haya un tú. La belleza de sentirse bien consigo mismo. La belleza de gritar cuando tenemos ese impulso. La belleza de ver llorar a alguien a la que quieres, por el simple echo de que está emocionada. La belleza de que una persona muestre sus sentimientos. La belleza de que notemos, que nos quiere por lo que somos. La belleza de no desear que acabe nunca. La belleza de la sonrisa de otra persona, de sentir que su sonrisa es un nacimiento de un río, y tu eres un afluente, que sonríe debido al río. La belleza de... La belleza de apreciar lo que hay a tu alrededor, de saber que por muy lejos que estén de ti, que estén en zonas que ni conoces, ni sabes donde están, están contigo, casi rozándote, protegiéndote. La belleza de una tarde de compras entre chicas. La belleza de recordar los momentos, viendo fotos, y sonreír sin darte cuenta. La belleza... La belleza de la vida; Tú vida; Mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada